Close

15/05/2017

USA Supercars. Sueños sobre 4 ruedas

EEUU ha dado algunos de los mejores vehículos de la historia del automóvil. La manera de diseñar y construir norteamericana se diferencia mucho de, por ejemplo, la europea o la japonesa. Tiene su propia personalidad y rasgos característicos. La abundancia de combustible barato y las largas distancias que se recorren en el país definen vehículos a su medida: motores de enormes cilindradas y carrocerías de tamaño especialmente grande.

Leyendas con categoría propia

Algunos de los modelos emblemáticos de la industria del automóvil de EEUU han derivado en una categoría propia. Muchos de ellos han adquirido con los años el estatus de leyenda y se los encuadra en la categoría de muscle cars. Estos son los modelos más internacionalmente conocidos y deseados por los entendidos:

  • Chevrolet Corvette. Nacido en 1953, es la leyenda viva de los deportivos norteamericanos. Fue creado como demostración americana de que su industria sabía y podía construir autos deportivos tanto o más veloces e impresionantes que los europeos, siempre en el punto de mira de EEUU. Actualmente el Corvette va por su séptima reencarnación, siendo el “Ferrari norteamericano” en cierto sentido. Los modelos clásicos de los años 60 son joyas del coleccionismo.
  • Ford Mustang. Lanzado al mercado como un experimento en 1965, en el que Lee Iacocca, presidente de Ford Motor Company pretendía comprobar si el mercado aceptaría masivamente un modelo deportivo como un Corvette pero, a diferencia de este, realmente asequible. Y vaya si lo fue. Las ventas del Mustang fueron enormes y su éxito se estudia en las academias de marketing de todo el mundo.
  • Chevrolet Camaro. Fue la respuesta de General Motors al inconmensurable éxito del Mustang. Nacido en 1967, ya va por su sexta generación, y es un modelo que en cada reencarnación ha desatado pasiones de los fans. Un Camaro encarna a Bublebee en el telefilm «Transformers».
  • Pontiac Firebird. Presentado meses después que su “primo” Camaro (ambos son de submarcas de General Motors) en 1967, tuvo 4 generaciones hasta su final en 2002 en que desapareció. Un Firebird negro fue internacionalmente conocido por la teleserie «Knight Rider» en el que un Firebird, K.I.T.T. estaba dotado de inteligencia artificial pilotado por el actor David Hasselhoff.