Close

26/06/2019

Cosas que hacer en Iowa

Iowa

Por los ríos Misuri y Misisipi se encuentra circundado el estado de Iowa, cuya capital es la ciudad de Des Moines.

Obviamente, son muy pocos los turistas que marcan a Iowa como un destino interesante en su hoja de ruta, algunos ni siquiera lo conocen, pero, lo cierto es que es un territorio que no merece ser ignorado por los extranjeros.

Dentro de los límites de Iowa podrás encontrar parques maravillosos como las Cuevas de Maquoketa o también algunos centros de exhibición y educación como museos, acuarios y más.

Debido a esto, hemos decidido realizar una lista de los 5 mejores lugares que visitar en Iowa, para que te atrevas a ir a este lugar y tengas una estadía realmente placentera, ya sea que viajes en solitario o junto a los tuyos.

Eso sí, antes de comenzar, ha llegado el momento de recordarte que si estás deseando viajar a Estados Unidos pronto, es obligatorio que cuentes con tu visa ESTA, ya que este documento es considerado como requisito de ingreso para la mayoría de personas extranjeras que quieren entrar al país.

Con la implementación de este sistema ESTA visa, las autoridades migratorias estadounidenses tienen la potestad de analizar la admisión de extranjeros a su país, teniendo la posibilidad de rechazar algunos solicitantes que no cumplan con un perfil determinado, lo que les ha permitido aumentar la seguridad que tanto caracteriza a la nación.

SI estás interesado en iniciar los trámites para la solicitud de tu visado, te recomendamos que te dirijas a nuestro sitio web, en el encontrarás toda la información referente al tema. A su vez, podrás rellenar el formulario ESTA con tus datos personales e comenzar formalmente tu solicitud.

  1. Parque Estatal Cuevas de la Maquoketa.

Las cuevas o cavernas de la Maquoketa conforman una experiencia que solo podrás vivir en USA, un espacio frío y oscuro, repleto de insectos, murciélagos y, por supuesto, lo más importante, muchísimos secretos que descubrir.

Estas cavernas tienen su origen en la erosión de cientos de años, habiendo servido como el hogar de las tribus nativas que habitaron el estado.

Las expediciones por el interior de las cavernas suelen ser extremadamente entretenidas para los amantes de la aventura, en lugares en los que la única luz que alumbrará será la de tu linterna.

  1. Adventureland Park.

Si tu viaje lo estás haciendo en compañía de tus hijos, entonces esta es la mejor atracción que vas a encontrar para tu estadía en Iowa.

Construido en 1978, este parque cuenta con varias áreas inspiradas o muy similares a las del parque de Disney y ganó una gran fama gracias a El Tornado, una de las montañas rusas más famosas de la historia.

  1. National Mississippi River Museum.

En la ciudad de Dubuque está ubicado este museo ideado para resaltar la belleza e importancia cultural del río Misisipi y su relevancia histórica y cultural para el estado de Iowa.

Dentro del museo podrás encontrar decenas de acuarios con diferentes especies de animales marinos que hacen vida en el río, desde peces hasta tortugas, mantarrayas y mucho más.

Además, el recorrido guiado también es muy educativo, con guías que nos permiten conocer cómo podemos ayudar a preservar la vida de todos estos animales.

  1. Des Moines Botanical Center.

Inaugurado en 1979, el jardín botánico es uno de los puntos de referencia más importantes de la ciudad de Des Moines, con más de 5.7 hectáreas de extensión y cientos de especies de plantas y animales dentro de él.

Actualmente, el jardín está dividido en dos zonas. La primera de ellas son los Jardines de Interior, ubicados dentro de la cúpula geodésica, los cuales exhiben una gran cantidad de plantas tropicales como cactus u orquídeas, además de animales como tortugas y aves.

Por otro lado, los Jardines el exterior tienen como principal atractivo la exhibición de un grupo de plantas acuáticas, características del estado y sus cuencas fluviales. Ejemplares de las familias Leguminosae, Liliaceae, Myrtaceae, Palmae o Cactaceae podrán ser vistos dentro de este lugar.

Por si fuera poco, el jardín botánico tiene una espectacular apariencia de domo si se ve desde lejos, siendo un auténtico espectáculo visual para los visitantes, incluso antes de ingresar a su interior.