Close

03/12/2018

Ciudades misteriosas que visitar en EE.UU

New orleans

La industria del entretenimiento utiliza historias de fantasmas y de terror para enganchar a una notable cantidad de audiencia que siente curiosidad por descubrir este tipo de información y leyendas urbanas. Por supuesto, Estados Unidos es el principal exportador de entretenimiento del mundo y el país aloja historias crípticas más que interesantes que merecen ser conocidas por todos los que amen el género.

Sin embargo, si no te basta con simplemente aprender de estas historias por televisión y quieres viajar a los Estados Unidos, aquí te dejamos una lista de 4 ciudades misteriosas que no deberías dejar de visitar, para que puedas ver de primera mano los rastros y orígenes de estos mitos.

Antes de empezar, te recordamos que para entrar a los Estados Unidos necesitas contar con una visa ESTA, un documento de ingreso obligatorio que puedes empezar a tramitar a través de nuestro servicio en línea. Es muy sencillo, solo deberás rellenar el formulario ESTA y esperar a que nosotros nos encarguemos del resto. Ofrecemos un trato eficaz y seguro.

Centralia, Pensilvania.

Un accidente minero relacionado con fuego ocasionó hace más de 40 años que la población de Centralia pasara de ser de 2000 a 10 residentes en cuestión de meses, dejando a la vista una ciudad fantasma rodeada de misterio y tensión en cada uno de sus rincones.

Lo más aterrador de la ciudad, además de su desértica apariencia, es que aún algunas de las calles de la ciudad expulsan humo producto de aquel incidente, lo que hace que la ciudad siempre esté envuelta en una capa fina de vapor que obstruye la visión.

New Orleans, Louisiana.

New Orleans aparece en esta lista principalmente por dos cosas, la primera de ellas es el hotel Andrew Jackson, situado en los alrededores del mercado francés de la ciudad. Se dice que esta estructura está embrujada y que quienes ingresan en la noche pueden ser atormentados por los espíritus de 5 niños que murieron en un incendio que acabó con la edificación en 1778.

Por otro lado, si ves American Horror Story, debes saber que el vudú está altamente relacionado a la segunda razón. En New Orleans yace en su tumba Maria Laveau, reconocida como la reina del vudú, quie fue encarnada por la actriz Angela Bassett en la exitosa serie televisiva. Se dice que quien camina frente a la tumba de Laveau será condenado a una maldición.

Adams, Tennessee.

En esta ciudad se encuentra la casa que inspiró los sucesos de la película The Blair Witch Project. En los años 1800, John Bell y su familia se mudaron a Adams y gozaron de varios años de plenitud y prosperidad. Sin embargo, toda la felicidad se fue cuando eventos extraños empezaron a ocurrir; golpes de puerta, aperturas de ventanas y ruidos de animales extraños comenzaron a atormentar a los Bell.

Una misteriosa voz, que se identificaba como Kate Batts, una habitante del pueblo que falleció hace algunos años. Antes de abandonar la casa, la hija de Bell reportó a la policía haber sido arañada por el fantasma. Sí, todavía puedes ir a esta casa en la actualidad, si es que te quedó curiosidad.

Salem, Massachusetts.

La ciudad de Salem ha sido reconocida históricamente por la alta influencia que tuvo la brujería en sus territorios durante épocas anteriores. En el lugar existen diversos sitios en los que puedes aprender de la historia de la ciudad, como el Gallows Hill Park, un parque de béisbol en el que, en el pasado,  se ejecutaron a 19 personas sospechosas de practicar brujería.

No obstante, la mayor atracción de la ciudad es la casa del juez James Corwin, autoridad que se encargaba personalmente de juzgar a las personas en los casos de presunta brujería. Se dice que los sospechosos eran trasladados a su casa para que este pudiera constatar las marcas que les dejaba el demonio en sus rituales de brujería a los implicados.

Si alguna de estas ciudades te pareció interesante, y quieres vivir en USA una experiencia perturbadora, es el momento de que inicies los trámites de tu ESTA visa, en temas de papeles siempre es mejor prevenir que lamentar y, confiando en nosotros, no tendrás nada de que lamentarte.